El entorno de la empresa moderna

29.1.12

Actualmente las empresas se enfrentan a una realidad compleja y cambiante, como lo indica la famosa frase de Toffler: "la característica de hoy es el cambio y más aún, la velocidad con que se sucede". Esta realidad es una en la cual la competitividad se ha incrementado, la globalización plantea nuevas condiciones a los negocios, el entorno político y económico varía con mayor rapidez, y en general a nivel mundial se han dado una serie de transformaciones que obligan a las empresas a replantear sus modos de administrar las políticas de mercadeo, recursos humanos, finanzas, etcétera, a fin de poder adaptarse rápidamente, poder subsistir, tener éxito y alcanzar sus objetivos y metas bajo estas difíciles circunstancias.

Ahora bien, para alcanzar una alta productividad y eficiencia, y poder desempeñarse con inteligencia y capacidad para adaptarse y aprovechar las oportunidades, es necesario que el gerente conozca una serie de variables, las cuales algunas son externas a la empresa misma, y otras, se encuentran dentro de su ámbito interno. Estas variables externas, generalmente, están fuera del control de la empresa, por ejemplo las variables de carácter macroeconómico. Así que, aparte de tener en cuenta todas las políticas concernientes a lograr una mayor eficiencia, la empresa debe considerar estas variables externas, con el fin de adaptarse para subsistir en el mercado, o bien, aprovechar las oportunidades que se le presenten. Esto último es de vital importancia, e incluso José Leñero lo llama el aprendizaje organizacional, "que incluye tanto la capitalización de su experiencia en el mejoramiento continuo de sus procesos y de sus productos, como la incorporación oportuna de las novedades del entorno que pueden cambiar la situación competitiva de la organización".

Todo lo anterior destaca que las organizaciones modernas no pueden creer que basta con un buen manejo de las teorías administrativas y financieras para asegurar el éxito, es decir, deben considerar una gran cantidad de variables, como lo son la innovación, la calidad, la satisfacción del cliente, el desarrollo del factor humano, lo cual implica una adecuada planificación, y también conocimiento sobre cómo interpretar los distintos acontecimientos que ocurren en el entorno de la empresa.

No cabe duda de que el entorno económico es una de las principales variables que una empresa debe tener en consideración, ya que aspectos como el pronóstico de la demanda de los productos, la planeación financiera, la evaluación de proyectos, entre otros, se ven fuertemente afectados por las variaciones de las tasas de inflación, tasas de interés, fluctuaciones del tipo de cambio, el nivel de ingreso, etcétera. Una compañía, bajo ninguna circunstancia, puede dejar de tener en consideración el efecto que todos estos elementos sobre sí misma y sobre su entorno.

El presente trabajo tiene por fin resaltar la importancia que tienen algunas de estas variables económicas sobre la gestión empresarial, en especial se consideran la tasa de inflación y el tipo de cambio, indicadores de la estabilidad interna y externa de una economía, como los factores de relevancia que una organización necesita conocer a fin de lograr un mejor desempeño, obtener mayor eficiencia, adaptarse al entorno y poder alcanzar sus metas.

La inflación ha sido considerada como uno de los mayores males del presente siglo. En determinado momento todas las economías del mundo han sufrido el alza generalizada de los precios, afectando el bienestar de las personas, el desempeño de las empresas y la estabilidad de la economía en general. En algunos países se ha llegado a experimentar tasas de inflación extraordinariamente altas, tal como la situación sufrida por varios países de Sudamérica hace algunos años. La economía costarricense también ha sido víctima de la inflación, la cual ha golpeado al país con cierta dureza durante las últimas dos décadas. Las empresas nacionales han tenido que aprender a sobrevivir en una economía con una inflación que generalmente hace se encuentra entre el 10 y el 20% por año.

Otra variable que también afecta a una buena porción de empresas es el aumento del tipo de cambio, lo que generalmente llamamos devaluación. Esto provoca que el precio de los bienes e insumos importados sea mayor cada vez, limita el acceso al sistema financiero internacional, favorece el precio de las exportaciones, etcétera. La continua devaluación de la moneda nacional refleja además el constante deterioro de los términos de intercambio y la pérdida de competitividad de la economía interna. Durante los últimos veinte años la moneda nacional se ha devaluado con el objetivo de equilibrar estos desajustes, lo cual trae distintas consecuencias a los diferentes sectores de la economía.

¿Cuáles son las consecuencias que tienen para las empresas costarricenses las altas tasas de inflación y le constantes devolución del colón?

Esto implica analizar en qué consisten estos fenómenos, explicar en forma breve qué factores principales los provocan, y qué consideraciones deben hacer las empresas para tener encuentran su impacto en el desarrollo normal de sus actividades.

Se podría decir que es de acuerdo general que las variables de carácter económico deben ser analizadas por las empresas, así por ejemplo, Stoner señala que "las organizaciones deben estar alertas ante los aspectos político - legales, socioculturales, económicos y tecnológicos de la dimensión internacional de su ambiente tanto como de la nacional" (p. 760). Así este autor señala que algunos de los principales aspectos económicos que una organización de tener en consideración son los patrones nacionales de crecimiento, inversión e inflación, y aspectos del comercio internacional tales como los controles a las importaciones y exportaciones, inversiones extranjeras, el tipo de cambio y la balanza de pagos (p. 761). Stoner recalca la importancia de pronosticar las condiciones económicas donde las empresas operan, donde venden o donde compra productos.

El poder entender los fenómenos económicos representa para la empresa la posibilidad de tomar decisiones más acertadas, poder protegerse de ciertos riesgos, evitar pérdidas y poder adaptarse a las duras y cambiantes coyunturas macroeconómicas.

Es por lo anterior que se puede considerar de gran relevancia el estudio de las variables macroeconómicas, de entre las cuales una de las más relevantes es la tasa de inflación. Por sus relaciones con otros fenómenos económicos, la inflación es el reflejo de la estabilidad interna de una economía, sus causas son explicadas por distintas teorías, algunas de ellas en desacuerdo entre sí, sus consecuencias nefastas pueden afectar a todos los agentes económicos. Sin embargo, aunque es un elemento totalmente fuera del control de la empresa, éstas sí pueden considerar el afecto que les provoca y prevenirse ante ello.

También, otra variable de importancia, sobre todo en una economía como la de Costa Rica, es el tipo de cambio, ya que la economía nacional es considerada una economía muy abierta, es decir, una economía en la cual las relaciones económicas internacionales tienen un peso bastante alto. Para Noel Ramírez una economía es abierta "cuando el sector externo es el motor de dicha economía" (p. 20). Así el valor de la moneda nacional juega un papel más importante, ya que afecta al motor mismo del sistema económico. Las fluctuaciones del tipo de cambio pueden ser reflejo de los desajustes de la balanza comercial, entradas o salida de capitales, o bien, los variaciones de las reservas monetarias internacionales, todas estas variables de extrema importancia para el funcionamiento de la economía.

Hasta antes de la década de los ochentas, con pocas excepciones, la economía de Costa Rica gozaba de una gran estabilidad, con bajas tasas de inflación y además un tipo de cambio fijo, pero ya a finales de los años setentas se empezaba a respirar aires de inestabilidad. Y es así cuando en 1980 la tasa de inflación alcanza el 18.12%, el 37.06% en 1981 y el 90.12% en 1982. El tipo de cambio no se pudo sostener más en la tasa de ¢8.60 por dólar y durante 1981 se devaluó un 321.55% alcanzando a diciembre de ese año los ¢36 por dólar. Y de ahí en adelante la inflación y la devaluación han sido continuas en la economía costarricense. Durante las administraciones de los presidentes Monge y Arias se siguió una política de minidevaluaciones. Luego en las administraciones siguientes se ha preferido un sistema de devaluación diaria. Las tasas de inflación no han bajado de 9% e incluso han pasado del 20%, lo que en realidad es bastante alto.

Así pueden observarse las amplias fluctuaciones de estas variables en economía costarricense y que dada su importancia, junto con otra serie de elementos, han sembrado un ambiente de incertidumbre, teniendo esto una fuerte incidencia sobre el crecimiento, la inversión realizada por las empresas y el bienestar de los habitantes del país.

Nicolás Marín y Werner Ketelhohn reconocen la importancia de estas dos variables para las empresas al señalar: "una vez que el inversionista ha analizado los estudios de diagnóstico económico, identificando la estrategia económica futura del país y determinando las posibilidades de su ejecución real, estará en posición de efectuar predicciones sobre los posibles escenarios económicos y muy especialmente con predicciones sobre el comportamiento de ciertas variables, críticas al desenvolvimiento de los proyectos estratégicos de inversión, tales como: tasa de inflación, posibles devaluaciones, condiciones de financiamiento (disponibilidad y tasas de interés) y efectos en la demanda de los productos o servicios generados por el proyecto"

Nota: ¿Tienes alguna duda sobre el contenido de este artículo? haz tu pregunta y te la responderé a la mayor brevedad posible. Y para cualquier duda sobre otros temas puedes utilizar el Foro de Economistas Online, e igualmente tendrás una respuesta lo antes posible.





0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión nos interesa. Déjanos un comentario...

Compartir English Portuguese Spain