El Mercantilismo

5.9.11

MERCANTILISMO

CARACTERÍSTICAS GENERALES.

¿Qué es el mercantilismo? Algunos dicen que es una doctrina; otro que una teoría. El mercantilismo es la teoría del enriquecimiento de las naciones, mediante la acumulación de metales preciosos, también se le conoció con otros nombre tales como sistema mercantil, sistema restrictivo, sistema comercial, colbertismo (en Francia) y comercialismo (en Alemania).

Referente decirlo así le dé lugar al lugar. Sus características generales son:

1. PREFERENCIA POR LOS METALES PRECIOSOS.- llamada ilusión crisohedónica que consiste en creer que era de que se está representada por los metales amonedados y amonedables. Adquisición constituye un fin de la actividad económica.
El dinero no siempre significa riqueza. Para los mercantilistas, el dinero sólo era un medio para acrecentar la riqueza, y no precisamente significaba su esencia.

2. INTERVENCION DEL ESTADO.-El soberano de regular y dirigir los esfuerzos nacionales para conquistar los metales preciosos, mediante ordenanza y edictos reales.

3. BALANZA COMERCIAL FABORABLE.-lo importante es adquirir metal cuando se carece y conservarlo cuando se posee. Si hay metal, hay que impedir su salida; y, se requiere aumentar, favorecer su entrada. Esto significa que hay que reducir las importaciones y favorecer las exportaciones.

Los mercantilistas recomendaron las siguientes medidas:
A) Conceder primas a la exportación.
B) Imponer altos aranceles a la importación.
C) Regular el movimiento de metales preciosos.

4 .INDUSTRIALISMO Y COMERCIO. Dio la industria para que reproduzca barato hay que poner en práctica medidas: pugnar por un aumento de población, establece el máximo legal de salario, crear manufacturar reales, otorgar subvenciones a los productores, reglamentar el comercio para impedir las importaciones y favorecer la aportaciones, etc...

El mercantilismo de siglo a siglo:
SIGLO XVI.-en este siglo, los problemas mandatario fueron la tónica del mismo, dando el estímulo que la actividad económica recibió del oro y la plata llegados de América a través de España. Es en esta época cuando parece la teoría cuantitativa del dinero. La teoría de formuló como consecuencia de la observación acerca de movimiento de los precios. Oro y plata eran considerados como mercancías comunes y corrientes y su valor habría de variar el sentido inverso a la cantidad: a mayor cantidad menor valor; y en menor cantidad, mayor valor.

Con la teoría cuantitativa se observa el siguiente fenómeno: la acumulación de metales preciosos y a la alza de precios, alza de precios que significa denegación de dotaciones y aumentasen diputaciones y por consecuencia una balanza comercial desfavorable, que sólo puede ser compensada con metal.

SIGLO XVII.
Hoy y ya en este siglo ya no es la abundancia de metales preciosos de la base de la riqueza, ahora era la cantidad de bienes de consumo existentes. De acuerdo con este nuevo concepto de riqueza que en más produzca será más.

La actividad productiva y la más recomendable para unos es la agricultura y para otros de industria, se. Algunas prefieren industria porque ésta tiene rendimientos crecientes, mientras la agricultura tiene rendimientos decrecientes.

¿Cómo hacer para que las ventas fueran superiores a las compras?
A) menos derechos a la importación.
B) primas a la exportación.
C) previsión para exportar materia prima nacional y libertad para importar.
D) fomentó a la Marina mercante nacional.
E) desarrollo de las compañías comerciales, tales como la compañía de las Indias orientales.

Se implantarlo otras medidas, todos ellos destinadas a mantener precios bajos a efecto de facilitar las exportaciones; se establece también un riguroso control de calidad de producto, así como una política de salarios más bajos posible; además, se controlaban los cereales y para evitar un alza en el costo de la vida. Alaveses favorecían los inventos y el progreso técnico.

SIGLO XVIII.
• Principios estudiar tanto los problemas económicos como los problemas políticos.
• Inglaterra pugna por una intervención menos intensa en la vida económica, iniciándose así una economía distinta a la mercantilista, como es la del mercado.
• Disminución de la influencia gremial.
• Pronto adoptan estos puntos de vista todos países europeos, pareciendo siendo carácter en lo económico como carácter que se puede resumir: los problemas relacionados con el dinero y el tipo de interés como pasado a primer plano. La abundancia de arte en y el tipo bajo interés permitían la expansión de los negocios. La economía se vuelven más analítica, a efecto de profundizar el mecanismo económico.

ANTECEDENTES DEL MERCANTILISMO

Las primeras manifestaciones aparecen desde el siglo XV. Las causas que precipitaron los acontecimientos fueron:

1. LOS GRANDES DESCUBRIMIENTOS GEOGRAFICOS.- Estos sobre diversos mercados para los productos europeos. Los recursos técnicos aparecieron muy de prisa; ahora uno y mañana en otra. Las ganancias del comercio pronto dieron con la meta aceptada. El ahorro obtenido ya no sirvió para satisfacer necesidades suntuarias de la corte, sino para la creación de nuevos negocios y para dar lugar a la presión de la manufactura. Aparecen también las letras de cambio, a efecto de asegurar la circulación de los capitales y, también los préstamos con interés, cuya prohibición de la notoria anteriormente.

2. EL RENACIMIENTO. Dio el movimiento renacentista influyó en el advenimiento del mercantilismo, tanto por lo que concierne al desarrollo de las ciencias. También cuenta el invento de la imprenta, ya que el uso de ésta permite ampliar el marco de la enseñanza de la cultura. Se tiene ahora un nuevo concepto del hombre: es el ser más importante del universo y resulta necesario interesarse cada vez más por los problemas que hay en la tierra.

3. LA REFORMA RELIGIOSA. En lugar de estabilidad social y deseo de servir a los demás, característica de la edad media, se implantó el lucro como móvil de tal actividad económica. El ideal generoso de esta época se da su lugar al espíritu burgués, y a ese espíritu de comerciante que había centrado sus bases desde hace mucho tiempo.

4. LOS GRANDES ESTADOS MODERNOS.- En éstos desaparece el ideal de los siglos anteriores, basado en una que extendida dormida y organizada como potencia política, y apareciendo las grandes nacionalidades, tales como Francia, España e Inglaterra. En lo futuro, la política habría de jugar un nuevo papel: asegurar la supervivencia, el engrandecimiento y prosperidad del estado, afectó de convertirlo en una entidad desprovista de aquellos escrúpulos a que los sometía el régimen feudal.
5. EL RÉGIMEN COLONIAL. - sus rasgos fundamentales:
• A implantación de un tipo feudal de explotación quiere decir repartir las tierras para asegurarse una renta como la encomienda mexicana.

• Creación de monopolio y éstos determinaron una gran acumulación de riqueza en Europa.
• Aplicación de principio explotativo en la organización del trabajo.
• Comercio de esclavos.
EL MERCANTILISMO COMO DOCTRINA ECONÓMICA DEL NACIONALISMO

El mercantilismo es una doctrina económica (política económica) que aparece en un periodo intervensionista y “Describe un credo económico que prevaleció en la época de nacimiento del capitalismo, antes de la Revolución Industrial”.

Se puede entender al mercantilismo como un conjunto de políticas o ideas económicas que se desarrollaron durante los siglos XVI, XVII y la primera mitad del XVIII en Europa. Se caracterizó por una fuerte injerencia del Estado en la economía. Consistió en una serie de medidas tendientes a unificar el mercado interno y tuvo como finalidad la formación de Estados-nación lo más fuertes posibles.

El concepto de “mercantilismo” se define a partir de los grandes descubrimientos geográficos, consecuencia de la apertura de las rutas comerciales marítimas por los portugueses entre el siglo XV y 1500 (fecha del descubrimiento de Brasil) y la consolidada corriente inagotable del metal precioso (oro y plata principalmente) llevado desde los territorios nuevos a Europa, en particular después del establecimiento de los virreinatos de Nueva España y de Perú, por los castellanos.
El término “mercantilismo” fue inventado en 1763 por Mirabeau., para describir el sistema de ideas económicas dominantes durante los siglos XVI, XVII y inicios del XVIII.

La palabra procede de la palabra latina mercari, que tiene el sentido igual al castellano mercantil, en el sentido de llevar a cabo un negocio, y que procede de la raíz merx que significa mercancía. Fue utilizada inicialmente sólo por los críticos a esta teoría, tales como Mirabeau y Smith, pero pronto fue adoptada por los historiadores.

El mercantilismo es un conjunto de ideas económicas que considera que la prosperidad de una nación o estado depende del capital que pueda tener, y que el volumen global de comercio mundial es inalterable. El capital, que está representado por los metales preciosos que el estado tiene en su poder, se incrementa sobre todo mediante una balanza comercial positiva con otras naciones (o, lo que es lo mismo, que las exportaciones sean superiores a las importaciones). El mercantilismo sugiere que el gobierno dirigente de una nación debería buscar la consecución de esos objetivos mediante una política proteccionista sobre su economía, favoreciendo la exportación y desfavoreciendo la importación, sobre todo mediante la imposición de aranceles. La política económica basada en estas ideas a veces recibe el nombre de sistema mercantilista.

Los pensadores mercantilistas preconizan el desarrollo económico por medio del enriquecimiento de las naciones gracias al comercio exterior, lo que permite encontrar salida a los excedentes de la producción. El Estado adquiere un papel primordial en el desarrollo de la riqueza nacional, al adoptar políticas proteccionistas, y en particular estableciendo barreras arancelarias y medidas de apoyo a la exportación.

El mercantilismo como tal no es una corriente de pensamiento. Marca el final de la preeminencia de la ideología económica del cristianismo (la crematística), inspirada en Aristóteles y Platón, que rechazaba la acumulación de riquezas y los préstamos con interés (vinculados al pecado de usura). Esta nueva corriente económica surge en una época en la que los reyes desean poseer el máximo de oro posible. Las teorías mercantilistas buscan ese objetivo y desarrollan una problemática basada en el enriquecimiento. Esta corriente se basa en un sistema de análisis de los flujos económicos muy simplificado en el que, por ejemplo, no se tiene en cuenta el papel que desempeña el sistema social.

Fue la teoría predominante a lo largo de toda la Edad Moderna (desde el siglo XVI hasta el XVIII), época que aproximadamente indica el surgimiento de la idea del Estado Nación y la formación económico social conocida como Antiguo Régimen en Europa Occidental. En el ámbito nacional, el mercantilismo llevó a los primeros casos de intervención y significativo control gubernativo sobre la economía, y fue en este periodo en el que se fue estableciendo gran parte del sistema capitalista moderno. Internacionalmente, el mercantilismo sirvió indirectamente para impulsar muchas de las guerras europeas del periodo, y sirvió como causa y fundamento del imperialismo europeo, dado que las grandes potencias de Europa luchaban por el control de los mercados disponibles en el mundo.

Como agente unificador tendente a la creación de un estado nacional soberano, el mercantilismo estuvo en contra de dos fuerzas: Una, más espiritual-jurídica que política-económica, fueron los poderes universales: la Iglesia y el Imperio, la otra, de carácter predominantemente económico fue el particularismo local, con la dificultad que produce a las comunicaciones y la pervivencia de la economía natural (en determinadas zonas los ingresos del estado eran en especie y no en dinero); mientras que la pretensión mercantilista es que el mercado cerrado sea sustituido por el mercado nacional y las mercancías como medida de valor y medio de cambio sean remplazadas por el oro. El mercantilismo ve la intervención del estado como el medio más eficaz para el desarrollo económico.

Otra tendencia del mercantilismo era robustecer hacia el exterior el poder del Estado, subordinando la actividad económica hacia ese objetivo, e interesándose por la riqueza en cuanto sirva de base para ella. El liberalismo considerará a la riqueza como preciosa para el individuo, y por ende, digna de ser alcanzada como fin en si misma: si el particular no debe pensar más que enriquecerse, es un hecho puramente natural e involuntario que la riqueza de los ciudadanos contribuya a aumentar la riqueza del estado. En cambio, para los mercantilistas, la riqueza privada es simplemente un medio, y como tal se subordina al estado y a sus fines de dominio.
A lo largo de este periodo durante el cual las hipótesis evolucionaron, aparece una literatura compleja, que da idea de que existe una corriente vagamente unificada. En el Siglo XIX, se extenderá por la mayoría de las naciones europeas, adaptándose a las características nacionales. Entre las escuelas mercantilistas se distingue: el bullionismo (o "mercantilismo español") que propugna la acumulación de metales preciosos; el colbertismo (o "mercantilismo francés") que por su parte se inclina hacia la industrialización; y el comercialismo (o "mercantilismo británico") que ve en el comercio exterior la fuente de la riqueza de un país.

A partir de esa época, las cuestiones económicas dejan de pertenecer a los teólogos. La Edad Moderna marca un giro con la progresiva autonomía de la economía frente a la moral y la religión así como frente a la política. Esta enorme ruptura se realizará por medio de consejeros de los gobernantes y por los comerciantes. Esta nueva disciplina llegará a ser una verdadera ciencia económica con la fisiocracia. Entre los muchos autores mercantilistas, hay que destacar a Martín de Azpilicueta (1492-1586), Tomás de Mercado (1525-1575), Jean Bodin (1530–1596), Antoine de Montchrétien (1576–1621), o William Petty (1623–1687).

INTERPRETACIÓN DEL MERCANTILISMO COMO ESCUELA

En efecto, no se puede hablar de una escuela mercantilista, pues, para poder hablar de una escuela deben existir una serie de características que englobe este término. Una de ellas es la presencia de un maestro que cree un pensamiento el cual sea seguido por los miembros de la escuela, además de homogeneidad en el pensamiento. Así, por ejemplo, podemos hablar de la Escuela Clásica con Adam Smith como epicentro del pensamiento, es decir, como maestro, y la afinidad entre los distintos autores de la misma. Sin embargo, en lo que se refiere al pensamiento llamado mercantilista no encontramos ninguno de los atributos necesarios para identificarlo con una escuela de pensamiento.

El mercantilismo ha tenido diversas interpretaciones a lo largo del tiempo. Desde Adam Smith hasta la actualidad se suceden explicaciones de lo que han sido y han significado todos estos autores llamados mercantilistas.

John Maynard Keynes, Gustav Schmoller, William Cunningham y el ya mencionado Adam Smith, entre muchos otros, han aportado su perspectiva del mercantilismo. Señalaremos particularmente a Eli Heckscher que, influido por los tres últimos autores mencionados, aúna las interpretaciones de éstos para luego añadir la suya. Habla del mercantilismo desde el punto de vista de su política proteccionista y sus actitudes monetarias (como ya refiere Smith), como una doctrina en la construcción del estado (recogido de Schmoller), como un sistema de poder (propugnado por Cunningham) y añade su tesis a estas cuatro: describe el mercantilismo como una concepción social que rompió con los moldes tanto morales como religiosos que determinaban el comportamiento de los agentes económicos.

A partir de los años cuarenta se disgrega las interpretaciones, desde una perspectiva general, en cuatro direcciones diferentes. Por una parte, historiadores que hablan de un período preanalítico del pensamiento económico. Por otra parte, los que argumentan la anticipación de la doctrina clásica en muchos aspectos (mecanismos de los precios, etc.) Un tercer grupo de historiadores hacen hincapié en la política, ya no exterior y proteccionista, sino en la local y nacional. Por último, y como aportación argumentativa a la afirmación de la inexistencia de una escuela mercantilista, un cuarto grupo de historiadores aboga que el mercantilismo es una invención de los investigadores, pues, no hay homogeneidad ni coherencia en su doctrina sino disparidad en los asuntos tratados según que países, y que, por tanto, el debate que gradualmente se centra en una visión homogénea es erróneo.

Haciendo referencia aquellos autores que creen que el mercantilismo es la anticipación a la doctrina clásica, podemos destacar a Cántinllon. Este autor, que se percibe entre el pensamiento mercantilista y clásico, perfecciona el concepto de balanza de comercio en términos de trabajo. Desde esta óptica se tiene en cuenta el aumento del empleo como término positivo en las ganancias de la balanza comercial. Así, pues, Cántinllon, aboga por medidas para la estabilidad de los precios e impedir su subida (por la acumulación del dinero) y en consecuencia la pervivencia de un nivel alto de empleo
MERCANTILISMO COMO PROCESO ECONÓMICO
Los españoles del siglo XVII, llegaron a considerar al mercantilismo, como el sentido mismo de la riqueza mediante la teoría del enriquecimiento de las naciones a través de la acumulación de metal precioso. El oro y la plata constituyen el objetivo del comerciante y por lo tanto el impulso al intercambio de mercancías, El oro y la plata por si mismos no generaron los acontecimientos económicos de la época, sino que lo que conjuntamente con otras causas fueron moldeando la economía europea de esos tiempos, dichas causas fueron: los grandes descubrimientos geográficos, el renacimiento, la reforma religiosa, la aparición del estado moderno y el régimen colonial, o sea de la 1ª. Globalización o del “primer sistema-mundo”, según la expresión de Fernand Braudel.

Íntimamente conectado a la emergencia del Estado-nación moderno y basado en la existencia del binomio “metrópoli – colonias”, el mercantilismo asumió formas nacionales, de las cuales destacamos: España, Inglaterra, Holanda, Francia e Italia durante los siglos XVI, XVII y XVIII. En esta época, el mercantilismo evoluciona de tal manera que genera un estudio apropiado y se traduce como una actividad económica, a tal grado que se habla de políticas económicas y normas económicas. Al mercantilismo se le empieza a conocer con otras denominaciones, mismas que dan sentido a su concepto, estas son: sistema mercantil, sistema restrictivo, sistema comercial, Colbertismo en Francia y Cameralismo en Alemania.

Derivado de la expansión militar europea y del incipiente desarrollo manufacturero, como complemento de la producción clásica de la agricultura, el mercantilismo incrementó notablemente el comercio internacional. Los mercantilistas fueron los primeros en identificar la importancia monetaria y política del comercio internacional.

El mercantilismo se desarrolló en una época en la que la economía europea estaba en transición del feudalismo al capitalismo. Las monarquías feudales medievales estaban siendo reemplazados por las nuevas naciones estado centralizadas, en forma de monarquías absolutas o (en Inglaterra y Holanda) parlamentarias. Los cambios tecnológicos en la navegación y el crecimiento de los núcleos urbanos también contribuyeron decisivamente al rápido incremento del comercio internacional. El mercantilismo se enfocaba en cómo este comercio podía ayudar mejor a los estados.

Otro cambio importante fue la introducción de la contabilidad moderna y las técnicas de doble entrada. La nueva contabilidad permitía llevar un claro seguimiento del comercio, contribuyendo a la posibilidad de fiscalizar la balanza de comercio. Y por supuesto, tampoco se puede ignorar el impacto que supuso el descubrimiento de América. Los nuevos mercados y minas descubiertas impulsaron el comercio exterior hasta cifras que hasta entonces no se podían ni concebir. Esto último llevo a un gran incremento de los precios y a un incremento en la propia actividad comercial. Curiosamente, la relación entre la llegada de metales preciosos americanos y la inflación europea del siglo XVI (un fenómeno a una escala hasta entonces desconocida) no fue plenamente establecido hasta las investigaciones de Earl J. Hamilton en una fecha tan tardía como 1934 (El tesoro americano y la revolución de los precios en España, 1501-1650).

Antes del mercantilismo, los estudios económicos más importantes que se habían realizado en Europa fueron las teorías de la Escolástica medieval. El objetivo de estos pensadores era encontrar un sistema económico que fuese compatible con las doctrinas cristianas acerca de la piedad y la justicia. Se enfocaban principalmente en las cuestiones microeconómicas y a los intercambios locales entre individuos. El mercantilismo, por su parte, estaba alineado con las otras teorías e ideas que estaban reemplazando el punto de vista medieval.

En esta época se fueron adoptando también las teorías de la Realpolitik impulsadas por Nicolás Maquiavelo y la primacía del interés nacional en las relaciones internacionales. La idea mercantilista de que el comercio era una suma cero en las que las partes hacían lo posible para ganar al otro en una dura competencia, se integraba dentro de las teorías filosóficas de Thomas Hobbes. Los juegos de suma cero como el dilema del prisionero pueden ser consistentes con un punto de vista mercantilista. En el mencionado dilema los jugadores son premiados por traicionar a sus compañeros/oponentes, aunque todo el mundo estaría mejor si todos cooperasen.

Ese punto de vista pesimista sobre la naturaleza humana también encaja con la mentalidad del puritanismo en su concepción del mundo, que inspiró parte de la legislación mercantilista más dura, como las Actas de Navegación (Navigation Acts) introducidas por el gobierno de Oliver Cromwell.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión nos interesa. Déjanos un comentario...

Compartir English Portuguese Spain