Perú es la "envidia del mundo" por crecimiento económico y reducción de pobreza

25.2.15

0 comentarios
El presidente de Estados Unidos Barack Obama sostuvo que Perú se ha convertido en la "envidia del mundo" por su "sobresaliente" crecimiento económico en la última década, que ha permitido sacar de la pobreza a millones de peruanos.

Destacó, asimismo, que el Perú es un "aliado leal" de Estados Unidos en muchos temas, y los esfuerzos comunes de ambos países en la promoción de la gobernabilidad democrática y el combate al terrorismo.

Obama hizo estos comentarios durante el encuentro que sostuvo en el salón oval de la Casa Blanca con el nuevo embajador peruano en Washington, Luis Miguel Castilla, quien en la víspera presentó sus cartas credenciales.

"Nuestros dos países están cada vez más unidos por experiencias educativas comunes, el turismo y los lazos familiares”, señaló Obama.

Mencionó el enfoque prioritario del gobierno del presidente Ollanta Humala sobre "uno de mis temas favoritos, así como de la primera dama, y que consiste en el intercambio educativo”.

Castilla, por su parte, expresó a Barack Obama el deseo del mandatario peruano de fortalecer y profundizar las relaciones bilaterales.

Resaltó que el gobierno peruano está comprometido con la preservación de los valores democráticos, los derechos humanos, la justicia, la paz y la seguridad.

Subrayó a su vez las reformas impulsadas por el presidente Ollanta Humala para lograr la inclusión social, así como la continuidad de las políticas de estado en áreas clave como la estabilidad macroeconómica, la apertura y la promoción de la inversión privada.

El diplomático peruano también dijo que Estados Unidos es una vez más el principal socio comercial del Perú, desplazando a China a un segundo lugar.

“En seis años, nuestro acuerdo de libre comercio ha dinamizado el comercio y las inversiones bilaterales. Sin embargo, estos beneficios se pueden ampliar aún más incrementando proyectos conjuntos entre nuestras pequeñas y medianas empresas”, expresó.

Castilla dijo que su gestión fomentará una presencia más activa de las empresas estadounidenses en los procesos de licitación del Perú, para lo cual se propone mejorar las capacidades de la embajada peruana y de los representantes de las agencias peruanas de promoción acreditadas en Estados Unidos.

“Otro de los ejes fundamentales de nuestra gestión será atender las necesidades y requerimientos de la diáspora peruana, promoviendo iniciativas concretas que mejoren su calidad de inserción en este país”, agregó el exministro de economía del actual gobierno peruano.

Componentes del Control Interno

14.2.15

0 comentarios
¿Qué se entiende por Control Interno?

Hace tiempo los altos ejecutivos buscan maneras de controlar mejor las empresas que dirigen. Los controles internos se implantan con el fin de detectar, en el plazo deseado, cualquier desviación respecto a los objetivos de rentabilidad establecidos por la empresa y de limitar las sorpresas. Dichos controles permiten a la dirección hacer frente a la rápida evolución del entorno económico y competitivo, así como a las exigencias y prioridades cambiantes de los clientes y adaptar su estructura para asegurar el crecimiento futuro.

El sistema de control interno está entrelazado con las actividades operativas de la entidad y existe por razones empresariales fundamentales. Es más efectivo cuando los controles se incorporan a la infraestructura de la sociedad y forman parte de la esencia de la empresa. Mediante los controles “incorporados” se fomenta la calidad y las iniciativas de delegación de poderes. Se evitan gastos innecesarios y se permite una respuesta rápida ante las circunstancias cambiantes.

Los controles internos fomentan la eficiencia, reducen el riesgo de pérdida de valor de los activos y ayudan a garantizar la fiabilidad de los estados financieros y el cumplimiento de las leyes y normas vigentes. El control interno se define como un proceso, efectuado por el personal de una entidad, diseñado para conseguir unos objetivos específicos. La definición es amplia y cubre todos los aspectos de control de un negocio, pero al mismo tiempo permite centrarse en objetivos específicos.

“El control interno es un proceso efectuado por el directorio, la dirección y el resto del personal de una entidad, diseñado con el objeto de proporcionar un grado de seguridad razonable en cuanto a la consecución de los objetivos dentro de las siguientes categorías”:

Eficacia y eficiencia de las operaciones
Fiabilidad de la información financiera
Cumplimiento de las leyes y normas aplicables

El primer aspecto clave de la definición propuesta es que se trata de un proceso. En consecuencia los controles internos no deben ser hechos o mecanismos aislados, o decretos de la dirección, sino una serie de acciones, cambios o funciones que, en conjunto, conducen a cierto fin o resultado. Esto por sí solo extiende el concepto de control interno más allá de la noción tradicional de controles financieros, para convertir el control interno en un sistema integrado de materiales, equipo, procedimientos y personas.

La siguiente frase de la definición, efectuado por el personal de una entidad, indica que el control interno es asunto de personas. Ninguna organización puede conocer todos los riesgos actuales y potenciales a los que está expuesta en cualquier momento determinado y desarrollar controles para hacer frente a todos y cada uno de ellos. En consecuencia las personas que componen la organización deben tener conciencia de la necesidad de evaluar los riesgos y aplicar controles, y deben estar en condiciones de responder adecuadamente a ello.

Puede decirse que la parte más importante de la definición es que se alcanzarán los objetivos. Los controles internos no son elementos restrictivos sino que posibilitan los procesos, permitiendo y promoviendo la consecución de los objetivos porque se refieren a los riesgos a superar para alcanzarlos. No se trata sólo de los objetivos relacionados con la información financiera y el cumplimiento de la normativa, sino también de las operaciones de gestión del negocio. Esta manera de ver los controles da valor a las tareas de evaluación y perfeccionamiento de los controles internos y se convierten en responsabilidad de todos.

El nuevo enfoque de control interno aporta elementos que deben ser de dominio de todos los trabajadores de las organizaciones empresariales y se enmarcan dentro de los cinco elementos que analizaremos a continuación.

Los cinco componentes del control interno

Dentro del marco integrado se identifican cinco elementos de control interno que se relacionan entre sí y son inherentes al estilo de gestión de la empresa. Los mismos son:

Ambiente de Control.
Evaluación de Riesgos.
Actividades de Control.
Información y Comunicación.
Supervisión o Monitoreo.

Importancia de los componentes:

¿Los cinco componentes del control interno son importantes?
Bueno, sino fueran importante no existirían y el equipo multidisciplinario que elaboró el informe COSO no los hubiera analizado y expuesto tan exquisitamente, en dicho informe como los componentes del control interno. Tampoco aparecieran en la Resolución No. 297-2003 del MFP como aspectos a desarrollar dentro del Sistema de Control Interno (SCI).

Vamos a hacer un análisis de la importancia de los cinco componentes mirándolos desde el punto de vista de los objetivos organizacionales y la interrelación que existe entre ambos. La definición, establecimiento y aplicación de los objetivos organizacionales es el requisito primario para poder introducir en la organización un SCI.

Existe un proverbio del Corán muy ilustrativo que vamos a tener en cuenta en nuestro análisis, el cual citamos: “Si no sabes a donde ir, no hay camino que te lleve”.

Partiremos del proverbio anterior para ilustrar la relación entre objetivos organizacionales y componentes de control interno.

“Si no sabes a dónde ir,…”

Los objetivos organizacionales te indican la dirección, te ubican, te dicen a donde ir. Deben ser enunciados por escrito definiendo los resultados a alcanzar en un periodo determinado. Los objetivos son el QUÉ: ¿Qué resultados queremos o necesitamos lograr?

¿Cuál es la importancia de los objetivos?

Los objetivos proporcionan un sentido de dirección, sin ellos los individuos al igual que las organizaciones tienden a la confusión, reaccionan ante los cambios del entorno sin un sentido claro de lo que en realidad quieren alcanzar.
Nos dicen cómo debe funcionar nuestro sistema, nos da la estructura, la organización.
Nos ayudan a evaluar nuestro progreso pues un objetivo claramente establecido, medible y con una fecha específica, fácilmente se convierte en un estándar de desempeño que permite a los individuos evaluar sus progresos. Por lo tanto, los objetivos son una parte esencial del control.

De lo anterior se desprende que en una empresa debe dirigirse por objetivo, lo que significa que tanto los gerentes como los subordinados de una organización conjuntamente, identifican sus metas comunes, definen las áreas principales de responsabilidad de cada persona en término de los resultados que de él se esperan y emplear estas medidas como guías para el manejo de la unidad y para evaluar la contribución de cada uno de sus miembros.

“…., no hay camino que te lleve”

Si los objetivos organizacionales te indican la dirección, hacia dónde ir, el resultado a lograr, los cinco componentes del control interno constituyen caminos para el logro de los objetivos de la organización, de los resultados planificados y el buen funcionamiento de la misma, coincidiendo con los objetivos esenciales de todo proceso de cambio que están enfocados al funcionamiento y los resultados empresariales.

Los componentes del control interno son el cuerpo del sistema y existen por las funciones que desarrollan cada uno de ellos. Proporcionan un grado de seguridad razonable en cuanto a la consecución de los objetivos dentro de las siguientes categorías”:

Eficacia y eficiencia de las operaciones
Fiabilidad de la información financiera
Cumplimiento de las leyes y normas aplicables

¿Cuáles son las funciones fundamentales de los componentes que llevan al cumplimiento de los objetivos?

Para analizar cada componente partiremos del concepto dado en el Informe COSO sobre control interno: “el control interno se define como un proceso, efectuado por el personal de una entidad, diseñado para conseguir unos objetivos específicos. La definición es amplia y cubre todos los aspectos de control de un negocio, pero al mismo tiempo permite centrarse en objetivos específicos. El control interno consta de cinco componentes relacionados entre sí que son inherentes al estilo de gestión de la empresa. Estos componentes interrelacionados sirven como criterios para determinar si el sistema es eficaz”, ayudando así a que la empresa dirija de mejor forma sus objetivos y ayuden a integrar a todo el personal en el proceso.

Ilustraremos de forma gráfica los cinco elementos que deben actuar en forma conjunta para que se pueda generar un efectivo control interno en las empresas.

Aunque los cinco criterios deben cumplirse, esto no significa que cada componente haya de funcionar de forma idéntica, ni siquiera al mismo nivel, en distintas entidades. Puede existir una cierta compensación entre los distintos componentes, debido a que los controles pueden tener múltiples propósitos, los controles de un componente pueden cumplir el objetivo de controles que normalmente están presentes en otros componentes. Por otra parte, es posible que existan diferencias en cuanto al grado en que los distintos controles abarquen un riesgo específico, de modo que los controles complementarios, cada uno con un efecto limitado, pueden ser satisfactorios en su conjunto.

Existe una interrelación directa entre las tres categorías de objetivos, que son los que una entidad se esfuerza para conseguir, y los componentes, que representan lo que se necesitan para lograr dichos objetivos. Todos los componentes son relevantes para cada categoría de objetivo. Al examinar cualquier categoría por ejemplo, la eficacia y eficiencia de las operaciones, los cinco componentes han de estar presente y funcionando de forma apropiada para poder concluir que el control interno sobre las operaciones es eficaz.

Si se examina la categoría relacionada con los controles sobre la información financiera, por ejemplo, se deben cumplir los cinco criterios para poder concluir que el control interno de la información financiera es eficaz.

¿Qué aporta cada componente?

Entorno de control:

El entorno de control marca la pauta del funcionamiento de una empresa e influye en la concienciación de sus empleados respecto al control. Es la base de todos los demás componentes del control interno, aportando disciplina y estructura. Los factores del entorno de control incluyen la integridad, los valores éticos y la capacidad de los empleados de la empresa, la filosofía de dirección y el estilo de gestión, la manera en que la dirección asigna autoridad y las responsabilidades y organiza y desarrolla profesionalmente a sus empleados y la atención y orientación que proporciona al consejo de administración.

“El núcleo de un negocio es su personal (sus atributos individuales, incluyendo la integridad, los valores éticos y la profesionalidad) y el entorno en que trabaja, los empleados son el motor que impulsa la entidad y los cimientos sobre los que descansa todo”.

El Entorno de control propicia la estructura en la que se deben cumplir los objetivos y la preparación del hombre que hará que se cumplan.

Evaluación de los riesgos:

Las organizaciones, cualquiera sea su tamaño, se enfrentan a diversos riesgos de origen externos e internos que tienen que ser evaluados. Una condición previa a la evaluación del riesgo es la identificación de los objetivos a los distintos niveles, vinculados entre sí e internamente coherentes. La evaluación de los riesgos consiste en la identificación y el análisis de los riesgos relevantes para la consecución de los objetivos, y sirve de base para determinar cómo han de ser gestionados los riesgos. Debido a que las condiciones económicas, industriales, legislativas y operativas continuarán cambiando continuamente, es necesario disponer de mecanismos para identificar y afrontar los riesgos asociados con el cambio.

“La entidad debe conocer y abordar los riesgos con que se enfrenta, estableciendo mecanismos para identificar, analizar y tratar los riesgos correspondientes en las distintas áreas”.

Aunque para crecer es necesario asumir riesgos prudentes, la dirección debe identificar y analizar riesgos, cuantificarlos, y prever la probabilidad de que ocurran así como las posibles consecuencias.

La evaluación del riesgo no es una tarea a cumplir de una vez para siempre. Debe ser un proceso continuo, una actividad básica de la organización, como la evaluación continua de la utilización de los sistemas de información o la mejora continua de los procesos.

Los procesos de evaluación del riesgo deben estar orientados al futuro, permitiendo a la dirección anticipar los nuevos riesgos y adoptar las medidas oportunas para minimizar y/o eliminar el impacto de los mismos en el logro de los resultados esperados. La evaluación del riesgo tiene un carácter preventivo y se debe convertir en parte natural del proceso de planificación de la empresa.

Actividades de control:

Las actividades de control son las políticas y los procedimientos que ayudan a asegurar que se lleven a cabo las instrucciones de la dirección de la empresa. Ayudan a asegurar que se tomen las medidas necesarias para controlar los riesgos relacionados con la consecución de los objetivos de la empresa. Hay actividades de control en toda la organización, a todos los niveles y en todas las funciones.

“Deben establecerse y ajustarse políticas y procedimientos que ayuden a conseguir una seguridad razonable de que se llevan a cabo en forma eficaz las acciones consideradas necesarias para afrontar los riesgos que existen respecto a la consecución de los objetivos de la unidad”.

Las actividades de control existen a través de toda la organización y se dan en toda la organización, a todos los niveles y en todas las funciones, e incluyen cosas tales como; aprobaciones, autorizaciones, verificaciones, conciliaciones, análisis de la eficacia operativa, seguridad de los activos, y segregación de funciones.

En algunos entornos, las actividades de control se clasifican en; controles preventivos, controles de detección, controles correctivos, controles manuales o de usuario, controles informáticos o de tecnología de información, y controles de la dirección. Independientemente de la clasificación que se adopte, las actividades de control deben ser adecuadas para los riesgos.

Hay muchas posibilidades diferentes en lo relativo a actividades concretas de control, lo importante es que se combinen para formar una estructura coherente de control global.

Las empresas pueden llegar a padecer un exceso de controles hasta el punto que las actividades de control les impidan operar de manera eficiente, lo que disminuye la calidad del sistema de control. Por ejemplo, un proceso de aprobación que requiera firmas diferentes puede no ser tan eficaz como un proceso que requiera una o dos firmas autorizadas de funcionarios componentes que realmente verifiquen lo que están aprobando antes de estampar su firma. Un gran número de actividades de control o de personas que participan en ellas no asegura necesariamente la calidad del sistema de control.

Información y comunicación:

Se debe identificar, recopilar y comunicar información pertinente en forma y plazo que permitan cumplir a cada empleado con sus responsabilidades. Los sistemas informáticos producen informes que contienen información operativa, financiera y datos sobre el cumplimiento de las normas que permite dirigir y controlar el negocio de forma adecuada.

Dichos sistemas no sólo manejan datos generados internamente, sino también información sobre acontecimientos internos, actividades y condiciones relevantes para la toma de decisiones de gestión así como para la presentación de información a terceros. También debe haber una comunicación eficaz en un sentido más amplio, que fluya en todas las direcciones a través de todos los ámbitos de la organización, de arriba hacia abajo y a la inversa.

El mensaje por parte de la alta dirección a todo el personal ha de ser claro; las responsabilidades del control han de tomarse en serio. Los empleados tienen que comprender cual es el papel en el sistema de control interno y como las actividades individuales estén relacionadas con el trabajo de los demás. Por otra parte, han de tener medios para comunicar la información significativa a los niveles superiores. Asimismo, tiene que haber una comunicación eficaz con terceros, como clientes, proveedores, organismos de control y accionistas.

En la actualidad nadie concibe la gestión de una empresa sin sistemas de información. La tecnología de información se ha convertido en algo tan corriente que se da por descontada. En muchas organizaciones los directores se quejan de que los voluminosos informes que reciben les exigen revisar demasiados datos para extraer la información pertinente.

En tales casos puede haber comunicación pero la información está presentada de manera que el individuo no la puede utilizar o no la utiliza real y efectivamente. Para ser verdaderamente efectiva la TI debe estar integrada en las operaciones de manera que soporte estrategias proactivas en lugar de reactivas.

Todo el personal, especialmente el que cumple importantes funciones operativas o financieras, debe recibir y entender el mensaje de la alta dirección, de que las obligaciones en materia de control deben tomare en serio. Asimismo debe conocer su propio papel en el sistema de control interno, así como la forma en que sus actividades individuales se relacionan con el trabajo de los demás. Si no se conoce el sistema de control, los cometidos específicos y las obligaciones en el sistema, es probable que surjan problemas. Los empleados también deben conocer cómo sus actividades se relacionan con el trabajo de los demás.

Debe existir una comunicación efectiva a través de toda la organización.
El libre flujo de ideas y el intercambio de información son vitales. La comunicación en sentido ascendente es con frecuencia la más difícil, especialmente en las organizaciones grandes. Sin embargo, es evidente la importancia que tiene.

Los empleados que trabajan en la primera línea cumpliendo delicadas funciones operativas e interactúan directamente con el público y las autoridades, son a menudo los mejor situados para reconocer y comunicar los problemas a medida que surgen.

El fomentar un ambiente adecuado para promover una comunicación abierta y efectiva está fuera del alcance de los manuales de políticas y procedimientos. Depende del ambiente que reina en la organización y del tono que da la alta dirección.

Los empleados deben saber que sus superiores desean enterarse de los problemas, y que no se limitarán a apoyar la idea y después adoptarán medidas contra los empleados que saquen a luz cosas negativas. En empresas o departamentos mal gestionados se busca la correspondiente información pero no se adoptan medidas y la persona que proporciona la información puede sufrir las consecuencias.

Además de la comunicación interna debe existir una comunicación efectiva con entidades externas tales como accionistas, autoridades, proveedores y clientes. Ello contribuye a que las entidades correspondientes comprendan lo que ocurre dentro de la organización y se mantengan bien informadas. Por otra parte, la información comunicada por entidades externas a menudo contiene datos importantes sobre el sistema de control interno.

Supervisión o monitoreo:

Los sistemas de control interno requieren supervisión, es decir, un proceso que comprueba que se mantiene el adecuado funcionamiento del sistema a lo largo del tiempo. Esto se consigue mediante actividades de supervisión continuada, evaluaciones periódicas o una combinación de ambas cosas. La supervisión continuada se da en el transcurso de las operaciones. Incluye tanto las actividades normales de dirección y supervisión, como otras actividades llevadas a cabo por el personal en la realización de sus funciones. El alcance y la frecuencia de las evaluaciones periódicas dependerán esencialmente de una evaluación de los riesgos y de la eficacia de los procesos de supervisión continuada. Las deficiencias detectadas en el control interno deberán ser notificadas a niveles superiores, mientras que la alta dirección y el consejo de administración deberán ser informados de los aspectos significativos observados.

“Todo el proceso debe ser supervisado, introduciéndose las modificaciones pertinentes cuando se estime necesario. De esta forma el sistema puede reaccionar ágilmente y cambiar de acuerdo a las circunstancias”.

Es preciso supervisar continuamente los controles internos para asegurarse de que el proceso funciona según lo previsto. Esto es muy importante porque a medida que cambian los factores internos y externos, controles que una vez resultaron idóneos y efectivos pueden dejar de ser adecuados y de dar a la dirección la razonable seguridad que ofrecían antes.

El alcance y frecuencia de las actividades de supervisión dependen de los riesgos a controlar y del grado de confianza que inspira a la dirección el proceso de control. La supervisión de los controles internos puede realizarse mediante actividades continuas incorporadas a los procesos empresariales y mediante evaluaciones separadas por parte de la dirección, de la función de auditoria interna o de personas independientes. Las actividades de supervisión continua destinadas a comprobar la eficacia de los controles internos incluyen las actividades periódicas de dirección y supervisión, comparaciones, conciliaciones, y otras acciones de rutina.

Luego del análisis de cada uno de los componentes, podemos sintetizar que éstos, vinculados entre sí:

Generan una sinergia y forman un sistema integrado que responde de una manera dinámica a las circunstancias cambiantes del entorno.
Son influidos e influyen en los métodos y estilos de dirección aplicables en las empresas e inciden directamente en el sistema de gestión, teniendo como premisa que el hombre es el activo más importante de toda organización y necesita tener una participación más activa en el proceso de dirección y sentirse parte integrante del Sistema de Control Interno que se aplique.
Están entrelazados con las actividades operativas de la entidad coadyuvando a la eficiencia y eficacia de las mismas.
Permiten mantener el control sobre todas las actividades.
Su funcionamiento eficaz proporciona un grado de seguridad razonable de que una o más de las categorías de objetivos establecidas van a cumplirse. Por consiguiente, estos componentes también son criterios para determinar si el control interno es eficaz.
Marcan una diferencia con el enfoque tradicional de control interno dirigido al área financiera.
Coadyuvan al cumplimiento de los objetivos organizacionales en sentido general.

Incidencia de la fuga de talentos en la economia de conocimiento

0 comentarios
AUTOR(A): Ariana Rivas 

La emigración de saberes implica un hecho social que incide directamente sobre el desarrollo de una nación, bien sea por ganancia o por defecto, en relación a la cantidad y calidad de aportes en la generación de conocimiento que se pueden generar.

Este fenómeno de orden dinámico, habrá de presentarse en la medida que los profesionales no llenen sus expectativas laborales y personales en su país de origen, impulsándolos a explorar nuevas fronteras en fomento de su crecimiento humano, dejando un vacio en su país y agregando valor a quien lo recibe.

Sin embargo puede, este puede redirigirse de modo tal que se convierta en una relación ganar-ganar tanto para el país emisor como para el receptor del talento humano. Muchos inclusive ya lo han logrado, países como China, Singapur, India, Chile, Colombia y otros, han alcanzado un balance entre la inversión en los profesionales (aun cuando se formen fuera del país) y el retorno de dicha inversión traducido en productos y proyectos de investigación que fomenten el desarrollo del mismo.

Si bien, estos denominados “casos de éxito”, han reformulado sus planes de acción ante la movilización del talento altamente capacitado, a través de programas de estimulo que promueven no solo su retorno sino además la capitalización del saber a través de la economía del conocimiento.

Por ende, se requiere indagar los factores que inciden en esta dinámica con el fin de optimizar su gestión para obtener los mejores resultados tanto de forma individual como colectiva.

FUGA DE CEREBROS O CIRCULACIÓN DE TALENTOS

El termino Fuga de cerebros o Brain drain (por sus siglas en ingles) tiene su origen en 1963 cuando la Royal Society de Gran Bretaña lo define como fenómeno social en el que un grupo significativo de profesionales se va del país, tal como ocurrió con los científicos que se fueron a los Estados Unidos buscando mejor calidad de vida.

Por su parte, según el Banco Mundial prefiere hablar del término “movilidad de cerebros” cuando se refiere a las migraciones de población altamente calificada. De la misma manera estima que, el fenómeno se hace presente cuan el 10% de la población con estudios superiores esta migrando a otros países.

En este sentido, en épocas pasadas se hablaba de fuga de cerebros ya que el talento que se iba no regresaba a su país de origen, convirtiéndose esto en una ganancia para el país receptor y una perdida para el país de origen. Tal como lo presenta Oppenheimer (2010):

Efectivamente, Chile adoptó una filosofía que estaba ganando cada vez más terreno en Asia y Europa Central y que iba en dirección ' diametralmente opuesta a la idea tradicional de que la «fuga de cerebros» perjudica a los países expulsores y beneficia a los receptores. Tal como lo habían demostrado las exitosas experiencias de la India China, Taiwán, Irlanda y Polonia, entre otros, los países en vías de desarrollo muchas veces se benefician enormemente de lo que antes se llamaba «fuga de cerebros», y que cada vez más se denomina «circulación de cerebros».(p.137)

No obstante, la tendencia actual implica la circulación más que la fuga, puesto que casos como China, Singapur, India y otros, promueven que el talento cruce las fronteras para ir a desarrollar todo su potencial con el principal fin que este retorne a desarrollar mejoras en su país de origen. Así pues, Oppenheimer (2010:88) sostiene que: “Lo que antes se veía como «la fuga de cerebros» hoy es vista como «la circulación de cerebros», y en algunos países como «la ganancia de cerebros»… Más que cerebros fugados, estos empresarios transnacionales se convirtieron en el motor del éxito económico”. El mismo autor continúa diciendo:

Al igual que la India, China está apostando a que lo que antes se llamaba la «fuga de cerebros» se convierta en un fenómeno positivo para el país…el gobierno sigue viendo con buenos ojos la salida de sus mejores estudiantes al exterior, calculando que a la larga beneficiarán al país ya sea regresando con mayores conocimientos o quedándose en el exterior y contribuyendo mediante intercambios académicos, contactos comerciales e inversiones.(p. 108)

Tal es el caso de Venezuela, que pasa de ser un país receptor de inmigrantes, tal como en 150 con el denominado “Boom” petrolero hasta la actualidad –pasando por la movilización del 2002 – cuando se estima que han salido del país aproximadamente 1.500.000 profesionales universitarios. Mas específicamente, Hernández (2014:2) cita: “Han consultado hasta ahora 850 emigrantes y evalúan la diáspora hacia 22 países. No hay manera distinta de denominar lo ocurrido sino de desangramiento intelectual. 90% de los emigrantes son profesionales universitarios, 40% tienen estudios de maestría y 12% son doctores”. En consecuencia, se evidencia la salida del país de una cantidad significativa de profesionales de alto nivel.

Asimismo, el autor (ibis. 2014:3) describe que “Se señala la experiencia de las petroleras "españolas, mexicanas, colombianas y canadienses que se han nutrido de la experticia de horas-hombre que en algún momento tuvo la industria petrolera venezolana".

En otro orden de ideas, se hace necesario analizar los factores que originan este fenómeno, siendo evidente en su mayoría la búsqueda de oportunidades no solo de una mejor calidad de vida sino también, subsanar las expectativas profesionales de alcanzar las metas y ambiciones asociadas a la implementación y desarrollo de conocimiento. Tal como lo expresa, para Ermólieva (2011) las causas más comunes de las fugas de cerebros se encuentran las siguientes:

Escasez de inversiones en investigación y desarrollo tecnológico que limita las oportunidades de científicos y académico para un trabajo y condiciones de vida adecuados; inestabilidad política y económica; aumento del desempleo y subempleo de graduados universitarios; mejores opciones de retribución económica en el extranjero; falta de programas de actualización profesional que aseguren el acceso a nuevas tecnologías, así como a la competitividad del nivel mundial.(p. 119)

Así pues, tal como se ha comentado, el talento se moviliza en la medida que buscan satisfacer intereses de orden profesional y personal, lo cual es cónsono con la revalorización de lo intangible. De esta manera, las personas están más orientadas a escenarios en los que puedan ser un capital intelectual, ser libremente creativos, sustancialmente innovadores y evidentemente que en la misma medida pueda satisfacer más allá de las necesidades básicas de subsistencia, es decir, ser prósperos.

Por ende, el individuo de alto nivel de formación está más interesado en participar de la economía del conocimiento que de la producción en serie de bienes y servicios. Tal como lo presenta Cordeiro (2010:84) cuando sostiene que: “las grandes industrias del futuro no serán de la manufactura sino de la mentefactura. Las fábricas ya no dependerán de las manos sino de la mente. Las tendencias mundiales son muy claras al respecto”. De allí que la circulación de talentos, favorece en términos netamente de saberes la globalización del talento humano en su máxima expresión.

Ahora bien, hay que considerar que el solo hecho de movilizarse de país no significa lograr todos los objetivos planteados, en vista que se dan los casos en los que la consecuencia final termina siendo la “subutilización” del talento; situación que se da cuando la persona no logra insertarse en la sociedad profesional, científica o académica de su interés y concluye por alejarse del ejercicio de su actividad profesional.

REFLEXIÓN FINAL

A modo de conclusión, hay que destacar que las personas tienen el derecho de estar donde se encuentren las oportunidades y además de buscar cada vez mejores condiciones de vida. Por lo cual, es de esperarse que los profesionales se movilicen de forma masiva en la medida que no logren desarrollar su potencial al máximo en su país de origen.

De allí que, cada país que verdaderamente desee impulsar su crecimiento a partir de su talento humano, deberá considerar fomentar planes de estimulo que permitan establecer una relación en la que todas las partes interesadas queden satisfechas. En las cuales, se promueva la economía del conocimiento con el propósito de hacer llegar a las generaciones emergentes el valor de la producción intelectual, de la rebelión de la inteligencia.

Finalmente, cada individuo debe hacer un balance entre las ventajas y desventajas de emigrar para evitar subutilizar su talento en el país de destino ni dejar atrás sus raíces, reembolsando valor agregado a su origen..

Locos por el dinero

0 comentarios
Paul Krugman 14 FEB 2015

Es probable que la política monetaria no sea uno de los temas principales de la campaña de 2016, pero debería serlo. Al fin y al cabo, es tremendamente importante, y tanto las bases republicanas como muchos políticos destacados tienen opiniones muy firmes sobre la Reserva Federal y su conducta. Y quien acabe siendo candidato a la presidencia sin duda tendrá que refrendar lo que diga su partido.

Por eso sí es importante que el consenso al que está llegando el Partido Republicano en asuntos monetarios sea una locura: una absoluta locura basada en teorías conspiratorias.

Ahora mismo, la manifestación más evidente de la locura monetaria es la campaña “Auditemos la Reserva Federal” del senador Rand Paul. A Paul le gusta advertir que los esfuerzos de la Reserva por impulsar la economía podrían llevarnos a una hiperinflación; le encanta hablar de las carretillas de dinero que la gente acarreaba en la Alemania de Weimar. Pero lleva diciendo eso desde 2009, y sigue sin pasar. Así que ahora tiene una nueva cantinela: la Reserva es un banco excesivamente apalancado, como lo era Lehman Brothers, y podría sufrir una desastrosa quiebra de la confianza en cualquier momento.

Esta historia tiene tantos fallos en tantos sentidos que a los periodistas les cuesta mantenerse al tanto, pero limitémonos a apuntar que los “valores pasivos” de la Reserva Federal son dinero en metálico, y quienes poseen ese dinero tienen la opción de convertirlo en, bueno, dinero en metálico. No, la Reserva no puede ser víctima del pánico bancario. ¿Pero se está condenando a Paul al ostracismo por esas opiniones? En absoluto.

Es más, aunque puede que Paul sea ahora mismo la imagen publicitaria de las ideas monetarias descabelladas, no es el único, ni mucho menos. Se ha escrito mucho sobre la carta abierta de 2010 que dirigieron algunos republicanos destacados a Ben Bernanke, por entonces presidente de la Reserva Federal, exigiéndole que cejase en sus intentos de apuntalar la economía y advirtiéndole de que esos esfuerzos nos conducirían a la inflación y a la “degradación de la moneda”. Pero no se ha escrito tanto sobre el viraje simultáneo de algunas figuras aparentemente respetables hacia las teorías conspiratorias.

Tenemos, por ejemplo, el artículo de opinión escrito en 2010 por el representante Paul Ryan, que sigue siendo de hecho el líder intelectual del Partido Republicano, y John Taylor, el economista monetario favorito del partido. La política de la Reserva Federal, afirmaban, “se parece muchísimo a un intento de sacar de apuros a la política fiscal, y esos intentos ponen en tela de juicio la independencia de la Reserva”. Y esa frase se parece muchísimo a la afirmación de que Bernanke y sus compañeros estaban traicionando su confianza a fin de ayudar al Gobierno de Obama, afirmación sobre la que no se tiene la más mínima prueba.

Ah, y supongan ustedes que se creen que la actuación de la Reserva Federal contribuyó realmente a evitar lo que, de otro modo, habría sido una crisis fiscal. ¿Se supone que eso es algo malo?

Puede que piensen que al menos algunos de los actuales aspirantes a presidente se mantienen alejados de esas fuentes propensas a las acusaciones descabelladas y a las teorías conspiratorias, pero no estén tan seguros. Jeb Bush parece estar recibiendo su programa económico, tal cual, del Proyecto Crecimiento 4% del Instituto George W. Bush. Y la directora de ese proyecto, Amity Shlaes, es una destacada “escéptica de la inflación”, alguien que afirma que el Gobierno está subestimando enormemente la verdadera tasa de inflación.

De modo que nadie escapa a la locura monetaria en el Partido Republicano actual. ¿Pero por qué? No cabe duda de que los intereses de clase tienen algo que ver (los ricos tienden a ser prestamistas más que prestatarios, y las políticas deflacionistas los benefician, al menos en términos relativos). Pero también sospecho que los conservadores tienen un gran problema psicológico con los sistemas monetarios modernos.

Verán, desde el punto de vista conservador, los mercados no solo son una forma útil de organizar la economía, son una estructura moral: a la gente se le paga lo que merece y lo que un producto cuesta es lo que de verdad vale para la sociedad. Se podría decir que, para quien de verdad cree en el mercado libre, conocer el precio de algo equivale a conocer el valor de algo.

El dinero moderno —consistente en trozos de papel, o su equivalente digital, emitidos por la Reserva Federal, no creados por los heroicos esfuerzos de los emprendedores— es una afrenta contra esa visión del mundo. Ryan ha declarado públicamente que sus ideas sobre la política monetaria provienen de un discurso que da uno de los personajes ficticios de Ayn Rand. Y lo que afirma ese ponente es que el dinero es “la base de una existencia moral. Los destructores se apoderan del oro y entregan a sus propietarios un montón de papeles falsos (...) El papel es un cheque extendido por saqueadores legales”.

Cuando uno comprende que esto es lo que piensan en realidad muchos conservadores, todo encaja. Por supuesto que predicen que la expansión monetaria conduce al desastre, sean cuales sean las circunstancias. Por supuesto que se aferran a sus opiniones, por muy erradas que hayan sido sus predicciones en el pasado. Por supuesto que se apresuran a acusar a la Reserva Federal de tener motivaciones perversas. Desde su punto de vista, la política monetaria no es en realidad una cuestión técnica, una cuestión de ver qué funciona; es un asunto teológico: imprimir dinero es una maldad.

Así que, como he dicho, la política monetaria debería ser un asunto importante en 2016. Porque hay una probabilidad bastante alta de que alguien que toma sus ideas económicas monetarias de Ayn Rand, o que en cualquier caso siente la necesidad de adherirse a esas opiniones, acabe nombrando al próximo director de la Reserva Federal.

Paul Krugman es profesor de Economía en la Universidad de Princeton y premio Nobel de Economía de 2008.

© The New York Times Company, 2015.

Traducción de News Clips.

Año nuevo, finanzas nuevas

2.1.15

0 comentarios
Se recomienda dividir el dinero que se recibe en esta temporada en tres partes: festividades, deudas y ahorro.
La proximidad del año nuevo es una buena época para mejorar hábitos financieros debido a que se conjugan dos factores: por un lado, una mayor cantidad de dinero derivado de aguinaldo o cajas de ahorro y la definición de los propósitos para 2015.

La aseguradora GNP recomienda dividir el dinero que se recibe en esta temporada en tres partes: festividades, deudas y ahorro; en éste último, que se haga mediante medios formales y de largo plazo, porque permiten obtener una ganancia y el monto de aportación es menor que a un plazo menor.

“La planeación financiera es clave para alcanzar cualquier meta de ahorro y evitar realizar compras por impulso y gastos innecesarios que nos lleven a la llamada -cuesta de enero- que puede representar un importante desequilibrio económico en las finanzas familiares”, dijo el director de Marketing Estratégico de GNP, Antonio Rojo.

Si bien, la Navidad ya pasó y muchos dieron sus regalos correspondientes a la fecha, todavía queda pendiente la cena de Año Nuevo y tal vez, habrá obsequios que quedaron pendientes, a lo que se suma la llegada de los Reyes Magos, que también se caracteriza por las compras de último momento.

Por lo anterior, el directivo consideró que diciembre es una excelente oportunidad para organizar las finanzas personales y familiares, debido a que es un periodo en el que se reciben ingresos adicionales y sirve para iniciar cualquier ejercicio que ayude a mejorar el bolsillo.

Con datos de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, refirió que sólo 35% de los mexicanos en edad productiva utiliza un instrumento de ahorro formal, lo que indica que siete de cada 10 personas aún siguen guardando su dinero bajo el colchón o mediante mecanismos informales como tandas y alcancías.

Lo anterior, abundó, limita las posibilidades de optimizar estos recursos, es decir, de obtener algún rendimiento que contrarreste los efectos de la inflación.

Además, añadió, se suman diferentes mitos que pueden crear la idea de que es muy “complicado” generar un ahorro.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Fondos de pensiones, 29% de las personas no ahorra debido a que refiere tener muchos gastos y la misma proporción prefiere gastar su dinero, en tanto que 26% no tiene el hábito de ahorrar y 15% no sabe cómo generar un ahorro.

Para iniciar una planeación financiera objetiva con los ingresos adicionales que se reciben durante esta temporada, GNP Seguros recomendó: enlistar las deudas contraídas durante el año, al tomar en cuenta las de tarjetas de crédito y considerar saldarlas.

También se deben enlistar las compras a realizar y asignar un presupuesto, que es necesario respetar, para cada rubro; realizar un presupuesto para las fiestas y evitar sobrepasarlo; establecer una meta de ahorro y destinar al menos 10% de los ingresos adicionales.

Resaltó que ahorrar por medio de un Seguro permite alcanzar determinada meta de ahorro, aunado a que ofrecen protección de acuerdo con las necesidades de cada persona.

¿Qué debe pasar para que la economía mundial despegue en 2015?

31.12.14

0 comentarios
El gran desafío de la economía mundial es volver al crecimiento. BBC Mundo analiza los retos, peligros y expectativas de 2015

La economía mundial sigue sin despegar. El Fondo Monetario Internacional (FMI), que en enero de 2014 vaticinaba una fuerte recuperación global, fue moderando su optimismo a lo largo del año.

En su último informe bajó sus predicciones de crecimiento mundial en 2014 a un 3,3% (0,4% menos que en abril) y a 3,8% en 2015. Las estimaciones privadas son aún más pesimistas.

Goldman Sachs calcula un 3% para el año saliente y 3,4% para el entrante. La Unidad de Inteligencia (EIU) del semanario británico "The Economist", habla de un 2,2% y un 2,9%.

"Comparado con antes del estallido financiero de 2008, no es alentador", señaló a BBC mundo Mike Jakeman, analista global del EIU.
"La realidad es que estamos empezando 2015 con la misma pregunta que nos hicimos en 2013 y 2014: ¿será este el año del despegue? Estimamos que 2015 será mejor, pero nada más".

EL PETRÓLEO
Una diferencia con años previos es que 2015 comienza con un precio del petróleo a casi la mitad del año previo.

A mediados de diciembre el barril se situó por debajo de los US$65 y, según muchos analistas, podría descender a US$50 en la primera mitad de 2015.

Esta tendencia es negativa para exportadores como Rusia, Ecuador y Venezuela, para la cotización de las petroleras y los balances de bancos expuestos a estas compañías, pero a nivel global tiene un efecto positivo.

En los 70 y 80 el alto precio del petróleo produjo crisis globales. A fines del siglo 20 y principios del 21, con precios bajos, hubo crecimiento global. Lo deseable, pues, es que se mantenga en los actuales niveles.

Pero el petróleo no es una varita mágica: la economía global no depende únicamente de su precio.

"Nuestro cálculo es que por cada 10 centavos de dólar que baja el precio, crece la economía global en un 0,1%. Si el precio se mantiene en estos niveles el crecimiento adicional global será del 0,3%. Es un factor positivo, pero no resuelve todos los problemas económicos globales. Incluso en una zona importadora neta del recurso como la Eurozona puede tener un efecto deflacionario contraproducente", indicó Jakeman a BBC Mundo.

EUROPA
Los países de la Unión Europea (UE) que manejan el euro como moneda única son una de las claves del desempeño global. Lo ideal para la recuperación mundial de la economía es que salga de la crisis y empiece a crecer.

En 2014 la Zona Euro apenas evitó la recesión. En noviembre la misma Comisión Europea bajó las predicciones de crecimiento para 2015 de 1,7% a 1,1%.

Uno de los mayores peligros que enfrenta el bloque es la deflación, una caída contínua de los precios que posterga el consumo a la espera de un abaratamiento de los productos, conduciendo a quiebras empresarias y desempleo.

La Eurozona tiene la tasa de interés más baja de su historia (0,2%) y ha iniciado lentamente un proceso de flexibilización monetaria, equivalente a una moderada emisión de dinero, para estimular el consumo, pero nada parece dar resultado.

"La baja del petróleo tiene un efecto contraproducente porque va a contribuir a la deflación de los precios. Y no se sabe qué impacto tendrá una emisión monetaria porque, a diferencia de Estados Unidos, no se ha llevado adelante con la dimensión y la velocidad necesarios", señala Jakeman.

A este incierto panorama económico se le añade otro más impredecible a nivel político.

La elección anticipada en Grecia a fines de enero podría dar una victoria a la coalición de izquierda- antiausteridad Syriza que muchos analistas consideran que llevaría al país a abandonar el euro.

"Syriza no promueve la salida del euro, pero su programa económico lo vuelve inconciliable con la política dominante en la eurozona. A esto se suma que 2015 es un año de elecciones en países de la Unión Europea que pueden dar paso a gobiernos inestables", señala Jakeman.

A los comicios en dos países periféricos de la eurozona como Portugal y España (que tiene en Podemos un potencial equivalente de Syriza), se suman inciertas elecciones en países de la UE que han mantenido la moneda nacional como el Reino Unido y Suecia.

ESTADOS UNIDOS
A diferencia de la UE, Estados Unidos está experimentando una fuerte recuperación económica.

En el segundo trimestre de 2014 Estados Unidos creció a un 4,6% y en el tercero un 3,5%. La economía mundial se beneficiaría de una repetición de este desempeño en 2015.

"Creemos que va a seguir creciendo a este paso. En cada mes de los últimos 10 meses Estados Unidos ha creado más de 200 mil puestos laborales. Esto es muy importante en una economía en la que el consumo doméstico representa un 70% del PIB", señala Jakeman.

Este mayor optimismo económico ha hecho que el gobierno diera por terminado en 2014 el programa de flexibilización monetaria iniciado poco después de la caída de la firma financiera Lehman Brothers en 2008.

Como cada vez que "Estados Unidos estornuda, el mundo se resfría", este cambio de política monetaria está teniendo un fuerte impacto en los países en desarrollo.

Uno de los ejemplos más sonados es la cotización del Real brasileño que cayó en un 40% respecto al dólar en los últimos seis meses.

"La apreciación del dólar continuará, porque la expectativa es que Estados Unidos aumentará las tasas de interés en 2015 con lo cual mucho capital que estaba en los países en desarrollo regresará a Estados Unidos. Esto va a afectar la cotización de la moneda de estos países como ya se vio en 2013, cuando se empezó a hablar del tema. Pero no habrá caos financiero porque ha sido un proceso gradual que ha permitido un acomodamiento de los distintos actores", opina Jakeman.

CHINA Y AMÉRICA LATINA
Con Japón sumido sumido en una nueva recesión, China se ha afianzado como segunda economía mundial. Al mismo tiempo ha cambiado su modelo de crecimiento de uno basado en las exportaciones a otro más equilibrado entre las ventas externas y el consumo interno.

El precio de este cambio es que, en vez del crecimiento de dos dígitos, el PBI chino aumentará "solo" un 7,3%. Y mientras no baje de los 7 puntos, China seguirá siendo uno de los motores de la economía global.

Sin embargo, algunos analistas temen un "aterrizaje forzoso" con una caída de más de tres puntos que generaría fuertes tensiones políticas y económicas.

Según esta visión, el excesivo estímulo estatal aplicado tras la crisis de 2008 ha generado una insostenible deuda bancaria e inmobiliaria que va a terminar en una cadena de bancarrotas, equivalente a la hecatombe "subprime" de Estados Unidos en 2007-2008.

Según John Ross, economista senior del Instituto Chongyang de la Universidad Renmin de Pekín, este análisis no toma en cuenta el funcionamiento real del sistema financiero chino.

"Es un sistema financiero estatal. El sector estatal le está prestando al sector estatal: deudor y acreedor son los mismos. La realidad es que hace 20 años que se anuncia un derrumbe chino y no ocurre. El debate real en China hoy es si conviene crecer a un 7,5% o a un 7%. Esto no es una crisis", indicó Ross a BBC Mundo.

Buena noticia para los países latinoamericanos que crecieron en la última década de la mano del aumento de las materias primas y la inversión china.

Si bien el precio de los commodities ha bajado en los últimos 18 meses, todavía está a un alto nivel.

Según la Cepal, América Latina duplicará en 2015 su crecimiento del 1,1% al 2,2%.

El EIU, que es un poco más optimista en su estimación (2,6%), señala que la región tendrá que intensificar el uso de alternativas económicas para compensar las nuevas condiciones internacionales.

"América Latina tendría que estimular más el consumo doméstico para hacer frente tanto a la baja de los commodities como al alza de las tasas de interés en Estados Unidos", concluye Jakeman.

Cómo terminar con el trabajo informal en América Latina

0 comentarios
Casi la mitad de los trabajadores de la región no tiene ningún tipo de cobertura social y laboral, según datos de la OIT

El lustrabotas "Juan" tiene unos 20 años y una esquina favorita en el centro de Buenos Aires, en el de Lima o Ciudad de México. Es un trabajo a destajo, sin vacaciones, ni seguridad social, sin jubilación ni futuro: un puro presente entre el brillo de los zapatos y la comida.

Este arquetípico Juan forma parte de un ejército de trabajadores informales. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) 127 millones de latinoamericanos, un 47% del mercado laboral, pertenecen a esta categoría.
Desde vendedores ambulantes y servicio doméstico hasta afiladores de cuchillos, de microempresas a cuentapropistas de todo tipo, tienen una existencia al borde de la cornisa.

A este heterogéneo ejército se suma el trabajo informal o en negro en la pequeña empresa –muy frecuente– o en la mediana y gran empresa, que conforma un 11,4% del total.

Según la directora Regional para América Latina y el Caribe de la OIT, Elizabeth Tinoco, la más absoluta precareidad caracteriza a este sector laboral.

"El trabajador informal no tiene acceso a ninguna protección, a prestaciones sociales en el presente o a pensión en el futuro, ningún amparo laboral, sea de contrato, de horario laboral y condiciones de trabajo, de salario mínimo, etc.", indicó a BBC Mundo.

NO BASTA CON QUE CREZCA LA ECONOMÍA
Entre 2002 y 2012 varios países latinoamericanos vieron un aumento del empleo formal de un 60% (Argentina y Brasil) y hasta un 70% (Chile).

Este crecimiento se dio incluso en países pobres de la región, como Nicaragua que, desde un nivel muy bajo, prácticamente duplicó el número de empleos formales.

Este fenómeno coincidió con la llamada década de oro de la región (2002-2012) que se caracterizó por un crecimiento anual promedio del 3,7%, cuatro veces más que en las dos décadas previas (1980-2000).

Sin embargo, un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicado el año pasado mostraba que aún países que habían crecido por encima de ese promedio en la última década tenían niveles de informalidad superiores a los estándares regionales. Entre ellos: Perú (68,8%), Paraguay (65,8%), Colombia (56,8%) y México (54,2%).

Según Jürgen Weller, economista de la Cepal, el crecimiento es condición necesaria pero no suficiente para revertir la informalidad laboral.

"Es importante porque se genera empleo en empresas, pero se necesita una legislación y políticas específicas para controlar que se cumplan las normas legales y para ayudar a las empresas a normalizar la situación de muchos trabajadores", indicó a BBC Mundo.

¿REGULAR O DESREGULAR?
La vía legislativa como solución se ha debatido en este dilema. En los 90, con la caída del muro de Berlín y el auge de las políticas neoliberales, la desregulación del mercado laboral fue vista como panacea.

La premisa era que una fuerte caída del costo laboral gracias a un menor peso de las cargas sociales que deben afrontar las empresas conllevaría a una mayor disposición de los empresarios a contratar trabajadores.

Pero el experimento no funcionó y en este siglo XXI muchos gobiernos han intentado una fórmula mixta, suerte de palo y zanahoria.

Un ejemplo es la ley de promoción del trabajo registrado y prevención del fraude laboral aprobada por el Congreso argentino este 21 de mayo.

La ley contempla la reducción de contribuciones patronales para microempresas, el fortalecimiento en la fiscalización del cumplimiento de las leyes y la creación de un registro donde se incluirá a las empresas que violen la legislación laboral.

El gobierno espera regularizar a 300.000 trabajadores en el primer año y a 650.000 en los dos siguientes, reduciendo la informalidad (que era del 49,7% en 2003) del actual 33,5% al 28%.

"Es un proceso largo y complejo. En otros países como en Brasil se ha intentado facilitar los procesos administrativos para que la pequeña empresa acceda a la formalidad y gane acceso a microcréditos, financiamiento y tecnología innovadora para elevar la productividad", señala Tinoco.

UNA CUESTIÓN DE TAMAÑO
La pequeña y mediana empresa son las que más necesitan este tipo de estímulos ya que en muchos casos, por su propio tamaño, sus márgenes de ganancia no les permiten a la vez innovar, crecer, cubrir el propio riesgo y afrontar las cargas sociales del empleo formal.

Esta situación es menos justificable a nivel de la gran corporación que, sin embargo, suele tener un ejército de trabajadores informales.

La competitividad exigida por el costo debido a los rigores de la globalización es la excusa esgrimida por la gran empresa.

Jürgen Weller no coincide con esta premisa.

"Si uno lleva ese argumento hasta su lógica conclusión, la idea sería de que hay que pagar el salario más bajo que se pueda y tener solo trabajadores informales que no representan ninguna carga social. Pero lo que se gana en caída del costo laboral se pierde en competitividad porque el incentivo y la eficiencia de un trabajador en estas condiciones no es la misma. Cualquier empresa que no tenga una visión cortoplacista sabe de las ventajas de un trabajador satisfecho con su empleo", indicó Weller.

Los jóvenes suelen ser los más afectados por este tipo de informalidad. Según la OIT, seis de cada diez jóvenes solo acceden a empleos sin contrato y con sueldos muy por debajo del que cobran personas contratadas para el mismo tipo de trabajo.

Este efecto imán de la informalidad en el mercado laboral afecta incluso al sector público.

"Colombia ha tomado una iniciativa para formalizar el empleo del sector público porque este sector ha sido uno de los que más ha usado la subcontratación. Esto es algo que se da también en otros países como México, Jamaica, Perú", señala Tinoco.

El avance es meritorio, pero se trata de una anormalidad flagrante: el sector público debería ser el primero en cumplir con la ley.

SINDICATOS, EMPRESAS Y ESTADO
La formalidad laboral tiene un impacto directo en el financiamiento del Estado y la disminución de los niveles de pobreza.

La mayoría de los 127 millones de Latinoamericanos que trabajan informalmente llegarán a la edad jubilatoria sin hacer los aportes correspondientes.

Según Mariano Bosch, coautor de "Mejores pensiones, mejores trabajos. Hacia la cobertura universal en América Latina", una publicación del BID, la relación entre informalidad, pobreza e indigencia es clara y se da en uno de los momentos de mayor vulnerabilidad vital: la vejez.

"Un sistema jubilatorio necesita soluciones de largo plazo. En la actualidad, unas 130 millones de personas están trabajando sin ahorrar nada para su pensión. Proyectado al futuro calculamos que entre el 47% y el 60% de los 140 millones de mayores de 65 años que llegarán a la edad de jubilación en 2050 no habrá ahorrado lo suficiente para financiarse una vejez digna", señaló a BBC Mundo.

La OIT puso en marcha el año pasado un programa de asesoramiento, conocido como FORLAC, para gobiernos, empresarios y sindicatos para avanzar en la resolución del problema basado en la premisa que es un problema tripartito.

"No hay una solución sin cooperación de todas las partes. Además no es un problema exclusivo de América Latina. El tema es mundial. Por eso la OIT comenzó esta semana a trabajar en la redacción de una norma internacional con recomendaciones mundiales para la formalización laboral", señala Tinoco.

A pesar de esta voluntad de encarar el tema, los mismos especialistas reconocen que hay núcleos duros de la informalidad que serán muy difíciles de desterrar.

"No se puede esperar que un lustrabotas, por ejemplo, que trabaja diariamente para la supervivencia, también contribuya. En su caso, con sus ingresos o contribuye o come. Hay muchos trabajadores por cuenta propia que están en esta situación. Allí la intervención del estado a través de una pensión no contributiva será inevitable", señala Weller.

Dos estrategias antipobreza, por Richard Webb

0 comentarios
Richard Webb
Director del Instituto del Perú de la USMP

No desdeñemos el camino a pie, de las pequeñas mejoras que se pueden seguir dando en el mundo informal.

La formalización como estrategia para salir de la pobreza es imaginada como entrar al ascensor de un
rascacielos. En un toque y casi sin esfuerzo propio, el trabajador formalizado vuela desde el primer piso, donde es un “explotado”, a un mundo en las alturas, donde recibe uniforme, capacitación, generosos beneficios sociales y un trabajo “decente”, donde hay seguridad plena y todo está bien y uno es prácticamente clase media en un santiamén. El mero cumplimiento de las normas tendría así un poder potente, casi mágico, para salir de la pobreza. Pero si bien la visión tiene elementos de verdad, merece algunas observaciones.

Primera, una dosis de realismo laboral. Gran parte del trabajo efectuado en el sector formal es casi trabajo de robot, altamente repetitivo, y de poco conocimiento técnico, iniciativa o criterio propio. Y, por lo tanto, de poco potencial para el desarrollo del capital humano. Piense en el personal que pasa ocho o más horas al día parado cortando y envasando espárragos, verificando la limpieza de botellas embotelladas, lavando platos en restaurantes, colocando productos en los estantes de supermercados, operando máquinas de café, haciendo delivery de pizzas o productos de farmacia, labrando la tierra en grandes haciendas. No sorprende que el sueño común –y la práctica frecuente– de muchos de esos trabajadores sea poner un negocio propio e independizarse.

Segunda, el ascensor a la formalidad solo tiene espacio para un puñado de personas, aunque los que quieran entrar sean millones. Agrandar o multiplicar los ascensores rápidamente no es una opción porque son costosísimos, tanto por el encarecimiento que producen las normas como por las fuertes inversiones en equipos y en gerencias que requiere la alta productividad formal. Mientras esperan su turno en el ascensor, la gran mayoría de los pobres debe seguir viviendo en la condición de excluidos, trabajando en empleos “no adecuados” y con remuneraciones que no son “dignas”.

Ciertamente, es posible hacer ajustes al modelo, como aumentar la carga máxima del ascensor de ocho a diez personas, y así reducir la demora fraccionalmente, como pretende la reciente ley de empleo juvenil. Pero, al final, la estrategia no dejará de estar acompañada por desigualdad entre los que entraron y los que aún no han ingresado al ascensor, y de las resultantes tensiones políticas y sociales.

Felizmente, la formalidad no es un requisito para salir de la pobreza. En vez de volar por ascensor, se puede salir caminando a pie. Si bien se trataría de una estrategia también lenta, tiene la gran ventaja de estar al alcance de todos al mismo tiempo. En vez de gran salto para un pequeño número, existe la alternativa de pequeños saltos para la mayoría de pobres. Los elementos de esta segunda estrategia son una multitud de programas y obras que elevan la productividad y las condiciones de vida de la población mayoritaria, pero, además, el desencadenamiento de la energía e iniciativa propias de esa población. Y, de hecho, la mayor parte de la reducción en la pobreza lograda en la última década se debe no a los viajes en ascensor sino a pie. La mayoría sigue siendo informal, pero menos pobre, menos enferma y más nutrida. Para seguir progresando, es importante que continúe el avance de la formalidad, pero no desdeñemos el camino a pie, de las pequeñas mejoras que se pueden seguir dando en el mundo informal.

¿Subibaja del economista? Una reflexión sobre el futuro de la ciencia económica.

0 comentarios
Por Richard Webb
Director del Instituto del Perú de la USMP

La carrera de Economía no existía en el Perú cuando yo estudiaba en una universidad de Escocia, hace varias décadas. Mi objetivo era un título de auditor, pero me sedujo la vocación académica y decidí estudiar Economía. Desde Lima mis padres dijeron: “Es tu vida, hijo, pero qué pena porque esa profesión de economista no existe en el Perú. Vivirás en el extranjero y no te veremos más”.

Por suerte, no se cumplió el vaticinio. Sin embargo, cuando entré a trabajar en el Banco Central de Reserva del Perú (BCR), era el único funcionario con estudios de posgrado en Economía. El decano de la entonces Facultad de Ciencias Económicas, Comerciales y Administrativas de la PUCP era un abogado y me pidió modernizar el plan de estudios de Economía, pero no había quien enseñara las nuevas materias, que al final se lanzaron con profesores chilenos, holandeses y estadounidenses. En el BCR, nos apoyó la Fundación Ford con becas y un profesor extranjero para dictar el curso de verano. En la recién creada Universidad del Pacífico los cursos de Economía eran dictados por docentes que carecían de formación profesional en la materia.

Desde ese frágil inicio, la oferta y la demanda de economistas han crecido sin parar. Inicialmente, el camino obligado era un posgrado en el extranjero, pero la enseñanza local fue mejorando, primero en la PUCP y en la Pacífico, y luego en otras universidades. Si bien pocas empresas contrataban economistas para las decisiones diarias de negocio, se estableció como práctica obligada la consulta a la imaginada clarividencia científica de ese profesional, práctica alimentada por la extrema inestabilidad económica de las últimas décadas.

Para los negocios, se formaron empresas consultoras como Apoyo y Macroconsult, y en el ámbito académico, se crearon el Grupo de Análisis para el Desarrollo (Grade) y el Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES). A la vez, el debate político se volvió más y más económico, nutrido de estadísticas y referencias a las experiencias de otros países, publicitando así el papel social del economista y dotándolo de un aura de liderazgo moderno, a la vez político y práctico.

Me sorprendió entonces el comentario del decano de una universidad provincial cuando pregunté si seguía aumentando la matrícula para la carrera de economista. Negando con la cabeza, dijo que los padres desalentaban esa opción porque no percibían oportunidades de trabajo. Luego, con la ayuda de Google, di un salto desde esa provincia hasta la cima de la profesión, en que cuatro destacados economistas –incluidos dos premios Nobel– se reunían para debatir el futuro de la ciencia económica. Confesando su propio fracaso para prever y prevenir la crisis financiera mundial, opinaron que el modelo ortodoxo de economía se ha vuelto más un culto que una ciencia, y que hacía falta multiplicar la creatividad científica y prestar más atención a temas como la desigualdad, la felicidad, las instituciones, la cultura y el poder.

Más radical han sido los estudiantes de Economía. Protestando contra el evidente fracaso de la disciplina, se asociaron espontáneamente en cuatro continentes, con estudiantes de prestigiosas universidades de Londres, París, Nueva York y Boston. Con apoyo de la Fundación Soros, han impuesto un nuevo plan de estudios, con menos teoría, con más historia y más reconocimiento de la diversidad del mundo y de los valores humanos. El tiempo dirá si se trata de una mera corrección de camino o del inicio de una gran transformación de la llamada ciencia económica.

Los conservadores vuelven a Canada

5.12.14

0 comentarios
Por: Paul Krugman | 09 de octubre de 2014

Josh Barro nos cuenta en un reciente artículo publicado en The New York Times que los conservadores están vendiendo otra vez a Canadá como un modelo a seguir, usando en concreto la experiencia del país en la década de 1990 para afirmar que la austeridad es, al fin y al cabo, expansionista.
Creo que esto se puede calificar de idea cucaracha (las ideas zombis siguen arrastrándose, mientras que a veces uno piensa que se ha deshecho de las cucarachas, pero vuelven una y otra vez). Pensaba que habíamos resuelto todo esto hace cuatro años, pero nooooo.

Barro toca los principales puntos en su artículo. La austeridad canadiense en la década de 1990 estaba compensada por un enorme movimiento positivo en la balanza comercial, debido a la caída del dólar canadiense y a las exportaciones de materias primas. Dado que no todos podemos devaluar y conseguir un superávit comercial, esto significa que la historia canadiense en la década de 1990 no tenía la menor relevancia en el debate sobre la austeridad de 2010.

Además, todo el debate sobre la austeridad frente al estímulo venía motivado por el problema de que los tipos de interés eran negativos o casi negativos, lo que implicaba que no existía una manera fácil de compensar los efectos de la austeridad. ¿Canadá en la década de 1990? No tanto.

Sin embargo, a Barro se le olvida un truco. Cuando tratas con afirmaciones de gente de derechas sobre datos económicos, no solo no deberías aceptar sus aseveraciones, sino que deberías dar por hecho que lo que dicen es probablemente erróneo en cualquier caso.

Barro escribe: “Presionado por los elevados tipos de interés, un Gobierno de centro-izquierda llevó a cabo importantes recortes del gasto en la década de 1990; como consecuencia de ello, el nivel de gasto público canadiense como proporción de su economía se ha reducido hasta equipararse al de EE UU”.

Observen el gráfico en esta página con datos del Fondo Monetario Internacional. La diferencia entre el gasto público canadiense y el estadounidense disminuyó durante la recesión porque fue mucho peor en EE UU.

Francés Jean Tirole gana Nobel Economía 2014 por trabajo en política regulatoria

13.10.14

0 comentarios
Las investigaciones de Tirole han mostrado que las regulaciones del mercado deberían adaptarse cuidadosamente a las condiciones de industrias específicas, en lugar de elaborar normativas generales.
El economista francés Jean Tirole ganó el Premio Nobel de Economía 2014 por un trabajo que ha dado luces sobre cómo los gobiernos deberían regular a las empresas que dominan los mercados, anunció el lunes la Real Academia de las Ciencias de Suecia.

“Jean Tirole es uno de los economistas más influyentes de nuestro tiempo”, dijo la entidad que otorga el galardón.

“Sobre todo, él ha aclarado cómo entender y regular a industrias con pocas firmas poderosas”, añadió.

El economista recibirá un premio de 8 millones de coronas suecas (US$ 1.1 millones).

Las investigaciones de Tirole han mostrado que las regulaciones del mercado deberían adaptarse cuidadosamente a las condiciones de industrias específicas, en lugar de elaborar normativas generales, como los topes de precios, que pueden ser más perjudiciales que beneficiosos, dijo la academia.

“El premio de este año para ciencias económicas es sobre (cómo) domar a las firmas poderosas”, dijo durante una conferencia Staffan Normark, secretario permanente de la Real Academia de las Ciencias de Suecia.

El premio de economía, llamado oficialmente el Premio Sveriges Riksbank en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel, fue establecido en 1968 y no era parte del grupo original de galardones establecido en el testamento de Nobel, creador de la dinamita, en 1895.

En general, el premio ha sido otorgado a economistas estadounidenses y sólo unos pocos ganadores han sido de otros países desde 1994.

Aunque los economistas en general son nombres poco conocidos, entre los ganadores anteriores se incluyen figuras como Paul Krugman, Milton Friedman, Friedrich August von Hayek y Joseph Stiglitz.

China desplazó a EE.UU. como la economía más grande

8.10.14

0 comentarios
Según cifras del FMI, el PBI chino ajustado por paridad de poder adquisitivo superó al de EE:UU.

La economía mundial ha entrado a un nuevo capítulo. China superó por primera vez a Estados Unidos como la mayor economía del mundo, rompiendo un reinado que parecía infranqueable, de acuerdo con el Financial Times.

De acuerdo con cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI), ajustadas por paridad de poder adquisitivo, la economía estadounidense equivale a US$17,4 billones, mientras que la economía china asciende a US$17,6 billones.

En términos nominales, Estados Unidos aún es más grande que China, pero las cifras ajustadas por paridad de poder adquisitivo muestran otra realidad. Para entenderlo, basta decir que una camisa cuesta menos en Shanghai que en San Francisco, por lo que no es lógico comparar dos economías sin tomar eso en cuenta.

Aunque un ciudadano típico de China gana menos que uno norteamericano, convertir un sueldo en la moneda china a dólares subestima el poder de compra que ese individuo y, por lo tanto, el país, tiene.

Por ello, el Fondo Monetario Internacional (FMI) mide el Producto Bruto Interno (PBI) de los países tanto en términos de precio de mercado y de poder adquisitivo. En términos del poder de compra, China está superando en este momento a Estados Unidos y convirtiéndose en la mayor economía del mundo.

A finales del 2014, China representará el 16,48% del PBI mundial ajustado por poder adquisitivo, mientras que Estados Unidos sumará solo el 16,28%.

Sin embargo, no todas son malas noticias para los Estados Unidos. Aún falta un tiempo para que China supere a Estados Unidos en términos nominales. En esos términos, a China aún le faltan US$6,5 billones para alcanzar a Estados Unidos y no parece que lo vaya a hacer en algún tiempo.

Introduciendo las proposiciones MODIGLIANI & MILLER

20.9.14

0 comentarios
Por Paúl Lira Briceño. 
En las entregas anteriores concluimos que el apalancamiento financiero incrementa el riesgo de los accionistas; pero, a su vez, amplifica las utilidades cuando hay auge, aunque estas se reducen, grandemente, en épocas de recesión; lo que es opuesto a lo que ocurre en empresas no apalancadas. Sin embargo, todavía no hemos concluido qué estructura de capital es mejor. Un inversionista adverso al riesgo, compraría acciones de empresas sin deuda, en tanto que, los amantes del riesgo, adquirirían títulos de empresas apalancadas.

Es momento de presentar a las proposiciones Modigliani & Miller, estos dos economistas publicaron en 1958 el artículo “The Cost of capital, Corporation Finance and the Theory of Investment”, que sentó las bases para un nuevo entendimiento de la estructura financiera de las empresas. Por esta y otras contribuciones a la ciencia económica y las finanzas, ambos ganaron el premio Nobel de Economía, Modigliani en 1985 y Miller en 1990.

La base inicial de su trabajo, fue probar que el valor de una empresa es siempre el mismo, no importando la estructura de capital que elijan los inversionistas. La demostración desarrollada, hace hincapié en la posibilidad que un inversionista puede replicar los beneficios de comprar acciones de una empresa apalancada, adquiriendo títulos de firmas sin deuda, utilizando para tal fin, capital propio y deuda. A esta estrategia, ellos la denominaron “Apalancamiento doméstico”.

Para demostrarlo, utilizaremos los datos del caso que desarrollamos en la entrega anterior, le pido por favor, que lo revise para que pueda comprender mejor lo que sigue. Tres cuadros de esa entrega, nos servirán como data para la demostración. Recuerde que hoy, la empresa no está apalancada; pero sí desea estarlo a futuro:

La primera estrategia a la que denominaremos Estrategia No Apalancada (ENA), consiste en comprar 100 acciones de la firma apalancada a un precio de $25 por acción. La adquisición será efectuada 100% con fondos del inversor y, de ahí, el nombre adoptado para esta estrategia. En el cuadro siguiente, se observa los rendimientos por acción y por el total comprado en tres escenarios (auge, normal y recesión). La utilidad por acción, se obtiene del cuadro Estructura Capital Apalancada. 
 
En los tres escenarios, el costo es el mismo ($25*100). Por otro lado, hay que notar que, en el primer escenario, no se logra ganancias, aunque, en los otros dos sí, siendo esta creciente, tal como se puede esperar, cuando una empresa tiene deuda dentro de su estructura de capital.

A la segunda estrategia la llamaremos Estrategia Apalancada (EA) y, en realidad, es una estrategia de dos pasos para comprar acciones de la empresa no apalancada. Paso 1, comprar 100 acciones con fondos prestados ($2 500) a una tasa de 10%; y, Paso 2, adquirir con recursos propios otras 100 acciones. Los resultados se presentan en el cuadro siguiente, note que los datos de la utilidad por acción se han extraído del cuadro Estructura de Capital No Apalancada.
Observe que, el costo inicial para el bolsillo del inversor, es $2 500 ($5 000 que invirtió menos el préstamo solicitado) Ahora, enfoquémonos en el escenario Normal. La utilidad por acción en ese escenario es de $3.75; lo que hace ganar al inversor $750 en total. A eso, hay que quitarle lo que pagará en intereses a su acreedor (10% de $2 500), lo que le hace ganar en términos netos $500, que es exactamente igual a lo que ganó el inversor, que compró con sus fondos, acciones de la empresa apalancada con el mismo costo inicial. Lo mismo aplica para los otros dos escenarios.

Si el costo y el rendimiento en ambas estrategias son similares, se puede concluir que es indiferente adquirir acciones en cualquiera de las dos situaciones que puede atravesar la firma. Visto de otro modo, un inversionista no recibe nada por invertir en la empresa apalancada, que no pudiera replicar por sí mismo, al efectuar una compra de acciones de la empresa no apalancada, con una mezcla de capital propio y de terceros. En otras palabras, ninguna estructura de capital es mejor o peor para los accionistas de la firma.

Es verdad que para esto se cumpla deben asumirse una serie de supuestos: No hay impuestos, la tasa de interés es la misma para personas y para empresas, no hay costos de transacción y el mercado financiero es eficiente.

Estos supuestos muy restrictivos, podrían hacer parecer que esta demostración es una curiosidad teórica. Sin embargo, note que si con estos supuestos, la estructura de capital es irrelevante, sin estos supuestos esta debe ser relevante. Más adelante, los relajaremos para poder discutir, cómo llegar a la estructura de capital óptima de una firma.
Compartir English Portuguese Spain